El sábado 17 de junio, la Plataforma por la Sexualidad y el Aborto Libres, llama a celebrar el aniversario del motín del pan en Valladolid, motín que se inició concretamente el 22 de junio de 1856.

Se hará un recorrido por distintos puntos de la ciudad contando lo que sucedió en aquella época, cómo el pueblo se levanto contra el poder para pedir ¡PAN Y TRABAJO!

Después del recorrido, habrá comida popular, charlas debates y conciertos.








EL MOTÍN DEL PAN (1856)

Durante el año 1856 se producen levantamientos en Valladolid, Palencia, Medina de Rioseco, Burgos, Zamora, Benavente, Astorga, Zaragoza... Todos ellos tienen un denominador común: la petición de pan más barato y los asaltos e incendios a depósitos de grano y fábricas de harina.

El motín surgió en Castilla Norte a raíz del descontento de las clases más desfavorecidas, a causa de lo que se denominaba la “cuestión de subsistencia”, la cual incluía la carestía del pan y de otros alimentos básicos, acompañada de cuestiones de tasas y subida de impuestos.

El problema de subsistencia se unía a una progresiva toma de conciencia social por parte de las clases trabajadoras, gracias a la llegada de las primeras teorías socialistas. Todo esto culminará en un "conflicto social" de verdadera importancia, seguramente el primero en Castilla la vieja.


El 17 de junio, en Benavente, se inicia un tumulto en el que los ciudadanos gritaban "pan más barato", "muerte al alcalde" y "muerte a los paneristas". Se rompieron los cristales de varias casas y se asaltó con violencia un fábrica de conservas. El motín se esperaba, días antes, los luego amotinados manifestaban a gritos y por medio de pasquines su intención de levantarse si no se rebajaba el precio del pan.

 En Valladolid, aunque inicialmente el motivo del motín fue una "riña entre dos mujeres" por el precio del pan, muy pronto se vió claramente que el conflicto tenía un importante componente social. Según algunxs historiadores, fue de gran importancia la participación en ellos de grupos radicalizados, tanto extranjeros como nacionales (catalantes, valencianos...) que introdujeron algunas de las ideas que instigaron a las masas.

Días antes se notaba ya en la ciudad del Pisuerga una importante inestabilidad... "En la mañana del día 22, cerca de las siete no se habían surtido aún los puestos municipales, y la panadera Ramona Maeso, viendo la escasez subió el precio del pan un cuarto; este fue el motivo para que una mujer apodada "la madrileña" la reconviniese, originándose una riña entre ellas. Otras mujeres que se encontraban en el mercado (del Val) apoyaron a la madrileña, uniéndose a ella y golpeando a la vendedora. Poco después tomaban el camino de la plaza mayor gritando contra la carestía del pan.
De este simple "hecho" surgió el motín. Unas 200 mujeres se concentraron en la puerta del ayuntamiento y terminaron por invadirlo: saquearon habitaciones y rompieron los cristales. El número de amotinados seguía creciendo imparable. La masa envalentonada atacó al comisario (de un golpe en la cabeza y un navajazo en el muslo). Con este atentado, el motín se tornaba ya en una verdadera revuelta. El grupo a medida que avanzaba fue aumentado en número y la situación acabó en revuelta generalizada. La muchedumbre tiró al gobernador civil al canal de Castilla, una vez apedreado y herido con arma blanca.

Los disturbios se propagaron a ciudades como Palencia, Medina de Ríoseco, Burgos, Benavente, Salamanca...  siendo en Medina y Palencia donde se produjeron las protestas más violentas: se quemaron molinos, barcos, fabricas y almacenes de harinas. Como represalia, el gobieno no no tardará en ajusticiar a hombres y mujeres.

Estos hechos fueron vistos como atentados de comunistas, al igual que habia sucedido en Barcelona y Valencia. El motín terminó sin conseguir satisfacer sus reivindicaciones.

Fue la primera revuelta social de la era moderna en Castilla. Por primera vez, los hombres y mujeres del proletariado, como un todo independiente de todas las fuerzas de la conservación social, se enfrentaron por sus propios intereses contra la burguesía castellana.

_____________________
VER MÁS (crónica, fotos, etc).: "Pan, trabajo, y Rap feminista": http://ultimocero.com/noticias/movimientos-sociales/2017/06/17/pan-trabajo-y-rap-feminista/
 

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."